Los festivales nos enseñan cómo crear mejores experiencias

En los últimos años los festivales han experimentado una metamorfosis gracias a la tecnología: el cashless, el monitoreo en redes sociales, las pulseras RFID, los medidores de flujos de personas y zonas de calor… Gracias a estas tecnologías los organizadores de festivales cuentan con una infinidad de datos y, a la vez, consiguen mejorar el tipo de experiencias que ofrecen, adaptándola más al público y aumentando su disfrute. ¿Cómo lo hacen? Nos lo han contado todo en un webinar Gaby Salaverry, marketing director en Last Tour; David Rocasalbas, IT Project manager en Cruïlla Barcelona; e Ibai Cereijo, comunicación y marketing en Woo Media.

Han participado en el webinar: David Rocasalbas, IT Project Manager en Cruïlla Barcelona, Gaby Salaverry, Marketing director en Last Tour y Ibai Cereijo, comunicación y marketing en Woo Media.

Escucha el podcast: Cómo los festivales integran la tecnología

Estos tres profesionales trabajan día a día con datos reflejando el conocimiento que les aportan para los festivales que organizan: David en el Cruïlla, Ibai en Dream Beach o Puro Latino y Gabi en BBK Live entre otros. Los datos son para ellos el eje de sus acciones, lo que les permite mejorar las experiencias que proponen, a la vez aportándoles business intelligence. Un 2×1, el ideal al que camina el sector de experiencias y eventos. ¿Cómo utilizan los datos para mejorar la experiencia festivalera?

Crean una comunicación personalizada.

Muchos festivales han pasado al marketing relacional y hoy cuentan con su verdadero CRM, con el cual pueden seguir las interacciones que tienen con sus asistentes, y lo que hacen dichos clientes. A través de un CRM y del análisis de todas sus huellas digitales en webs, apps, redes sociales y la congregación que tienen alrededor los influencers o líderes de opinión festivaleros, conocen las preferencias de su target, por dónde se mueven, creando una estrategia de comunicación por los canales que consumen, cargada de sus símbolos, sus valores y mucho más especializada.

Personalizan la compra.

En función del histórico de datos de compra de ediciones pasadas, Gaby Salaverry nos cuenta que se pueden enviar promociones especiales y mensajes comerciales adecuados a cada cliente, personalizados para él o ella, lo cual maximiza la efectividad de su marketing directo.

Facilitan la llegada al festival.

Gracias a los datos captados en el momento del registro, como explica David Rocasalbas, pueden conocer la geolocalización del usuario y detectar así grandes grupos por ciudades pudiendo organizar transportes privados para llegar al festival.

Muchos festivales han pasado al marketing relacional y hoy cuentan con su verdadero CRM

En función del histórico de datos de compra, se pueden enviar promociones especiales y mensajes comerciales adecuados a cada cliente

Conocen en tiempo real sus intereses.

Ibai Cereijo nos habló de la medición de tráfico y zonas de calor, “sobre todo en festivales de música electrónica donde hay muchas tribus por géneros se logra conocer su preferencia musical en el festival, o incluso cuál ha sido la comida más vendida”. También menciona las apps como geolocalizadoras y nos recuerda un viejo truco para que los asistentes las utilicen: dar estímulos y ventajas como descuentos en consumiciones. Así no solo estarías consiguiendo datos y midiendo su comportamiento, sino que también podrás influir en su consumo.

Estos tres profesionales trabajan día a día con datos reflejando el conocimiento que les aportan para los festivales que organizan: David en el Cruïlla, Ibai en Dream Beach o Puro Latino y Gabi en BBK Live entre otros. Los datos son para ellos el eje de sus acciones, lo que les permite mejorar las experiencias que proponen, a la vez aportándoles business intelligence. Un 2×1, el ideal al que camina el sector de experiencias y eventos. ¿Cómo utilizan los datos para mejorar la experiencia festivalera?

Ofrecen un recorrido u otro.

“En función de los datos que te provee puedes personalizar su festival, ofrecerle experiencias gastro, charlas…”, nos explica David. Siempre recordando que, al fin y al cabo, un festival es una celebración colectiva masiva, como comenta Ibai y debe existir un balance. Personalización sí, pero hasta donde el asistente permita y se sienta cómodo. “En Sephora hay dos cestas de la compra, roja quiero consejos, gris no me molestes, en eventos tenemos que trabajar igual, dejando elegir”.

Mejoran y extienden la relación con el target.

En Cruïlla han extendido la vida de su festival con ciclos, actividades y experiencias relacionadas con la música a lo largo del año, consiguiendo consolidar y mantener activa su comunidad y, además, preguntándoles y recabando datos sobre ellos y sus intereses de forma mantenida. “Toda esta info y las actividades nos van dejando datos para el día D del festival”.

Y ojo, si todavía dudas en la importancia de trabajar los datos, los profesionales nos recuerdan que la propuesta de valor a patrocinadores cada vez más se basa en datos, que son los que más están presionando porque, en definitiva, deben justificar sus inversiones.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
¿Quieres estar al día de todo lo que va a ocurrir en el eXs?
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Al rellenar este formulario, acepto recibir las newsletter de EVENTOPLUS MEDIOS, S.L., de acuerdo con la política de protección de datos política de privacidad.